No se tú, pero yo soy muy fan de todos los artículos de papelería: papeles, lápices, libretas, postales… y como “María Bolígrafo” que soy, necesito decenas de estuches para guardar todo lo que tengo. Eso sí, me chifla el orden y en cada estuche guardo una cosa.

Así que no pude evitar hacerme el mío propio cuando compré mi última adquisición textil: tela burlington con estampado gamer: una nintendo (NES) que va de la mano con su cartucho de juego, y todo aderezado con corazoncitos. Esto es morir de amor, y lo demás son tonterías.

Y como estoy tan IN LOVE con mi estuche, quería que tú también pudieras disfrutar de algo hecho por ti, con tu tela favorita.

estuche plano portada

 

Además, no necesitas tener apenas nociones de costura para hacerlo. Es super fácil y, si no tienes máquina de coser, puedes hacerlo a mano o con pegamento textil. ¿Nos ponemos a ello?

 

Materiales

Dependiendo del tamaño que quieras, necesitarás más o menos tela. Yo te recomiendo que lo hagas como lo hice yo, ya que es un tamaño cómodo (caben bastantes cosas sin ser un mamotreto).

Necesitas:

-cremallera de 20 cm.

-cuadrado de tela de 20×20 cm.

-aguja, hilo y tijeras (o pegamento textil si así lo prefieres).

“Consejo: La tela debe ser un poco recia para que sea consistente el estuche. Si tu tela elegida es demasiado fina, puedes usar también entretela (de la que se pega con la plancha) y fijarla antes de empezar a coser.”

estuche plano

¿Cómo se hace?

Para empezar, coloca el derecho de la tela hacia arriba. Primero coserás un lado de la cremallera, así que debes colocarla alineada sobre el borde superior de tu tela. El cierre de la cremallera debe quedar mirando hacia abajo (enfrentando el derecho de la tela con el derecho de la cremallera).

Fíjalo con alfileres para que no se mueva, y si lo necesitas, hilvana antes de coserlo. Una vez hecho, corta el hilo sobrante.

Ahora tienes que coser el otro lado de la cremallera con el extremo contrario de la tela. Para ello, vuelve a colocar la tela en la posición inicial y haz coincidir el borde inferior de la tela con el lado de la cremallera que falta por unir. Fíjate bien que esté totalmente alineado para poner los alfileres y, a continuación, cóselo.

Es el momento de cerrar los laterales. Centra la cremallera de forma que “corte” (imaginariamente, claro!) el rectángulo en dos. Si necesitas medir para encontrar la mitad justa, hazlo. Ahora fija con alfileres ambos laterales para que no se mueva.

“Importante: En este paso la cremallera debe estar abierta, como mínimo, a la mitad, ya que después de coser tenemos que dar la vuelta al estuche para ponerlo al derecho. Si la dejas cerrada, no podrás dar la vuelta y tendrás que descoser.”

Ahora debes cortar los sobrantes de hilo y de cremallera (porque aunque la cremallera sea de 20 cm, igual que nuestro cuadrado de tela, el exceso de tela puede afear el resultado final).

Es el momento de dar la vuelta al estuche. Primero vuélvelo de manera general, y después ve haciendo especial hincapié en las esquinas. Si lo necesitas, usa una punta de tijera roma o algo redondeado para volverlas del todo. Por último, plánchalo un poco para asentar las costuras, ¡y listo!

Una imagen vale más que mil palabras

Ya sabes que lo mío no es el don de palabra, así que te dejo aquí el video de cómo lo hice para disipar posibles dudas y comprender mejor la explicación anterior.

Si te gusta el video, el post o el estuche, te invito a que te suscribas al blog (en la barra de la derecha tienes la cajita de Newsletter) y lo compartas con tus amigos. Quién sabe, quizás alegres el día a alguien con esto!

 

Un besote grande y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *