¿Alguna vez te ha pasado que vas con prisa y te da coraje abrir el estuche para ver si está dentro lo que buscas?

Ojalá supiera lo que hay dentro sin abrirlo…” ¿Te suena?

Pues eso ya se acabó. Hoy te enseño a hacer este estuche o cartera para que siempre veas lo que hay en su interior, aunque vayas como las locas.

Yo, como maniática del orden que soy, necesito saber dónde está todo, y si es en un solo golpe de vista, mejor. De ahí que pongo etiquetas en todas las cajas para saber qué hay dentro. Pero a veces, si es un estuche pequeño, no es posible poner las pegatinas.

Así que ahí voy, ¡Super Puppy al rescate!. Aquí estoy para ponértelo más fácil y que puedas identificar lo que hay dentro de tu estuche, neceser, cartera…o lo que quieras hacerte.

¿Empezamos?

Antes de nada, te paso el enlace al patrón gratuito (por si quieres hacértelo del mismo tamaño que yo). Sólo tienes que descargarlo e imprimirlo. De nada 🙂

estuche con ventana de vinilo

Materiales para el estuche

  • Cremallera de 25 cm
  • Biés de algodón (tú eliges si quieres un color que contraste o que sea parecido al de la tela)
  • Tela de algodón para la parte frontal
  • Tela de algodón para la parte trasera (es mejor que sean diferentes, para crear un efecto bonito bajo la ventana)
  • Vinilo apto para coser

Hacer la parte frontal

Tienes que empezar por coser los laterales del estuche. Haz una especie de sandwich con dos trozos de tela pequeños, dejando en medio el vinilo y enfrentando los derechos del estampado. Fija con clips (es mejor que con alfileres, ya que el alfiler te dejará agujeros en el vinilo) y cose a 1 cm del borde.

Luego coloca esas telas al derecho (enfrentando los reveses) y marca bien la costura con los dedos. Ahora debes pasar un pespunte para que esas telas y el vinilo se estabilicen. Hazlo a 1 cm más o menos del borde del vinilo.

Este mismo proceso debes hacerlo con los 4 laterales, pero respetando primero los laterales estrechos, y después, los largos (es decir, lo que serían los lados superior e inferior del estuche). Una vez tienes todos los laterales cosidos al vinilo, vamos al siguiente paso.

estuche con ventana y cremallera transparente

Poner la cremallera

Coloca la parte frontal del estuche hacia arriba, y enfrenta la cremallera, colocándola bien centrada, con el carro de la cremallera hacia abajo.

Ponle unos alfileres o clips para que no se mueva y cósela bien pegadita a los dientes. Para que este paso te quede perfecto sólo tienes que usar un prensatelas para cremalleras. Luego, vuelve a hacer la puntada estabilizadora al borde, entre la cremallera y la tela superior, como a medio cm.

Si quieres que haga un post o video especial explicando los tipos de prensatelas que hay, no dudes en decírmelo en un comentario.

Añadir el fondo

Para el fondo necesitas 2 trozos de tela: 1 para lo que sería el exterior del estuche y otro más para que el interior se vea bonito a través de la ventana transparente. Si no, se vería el revés de la tela, y los churros se los dejamos al churrero, aquí trabajamos bien. Elige bien las telas, ¿eh? Que contraste, pero que tengan algún punto de color en común.

Coloca ambas telas enfrentando los reveses, y luego pon encima la parte frontal que ya tenemos acabada. Esta vez, la parte frontal va con el derecho hacia arriba (o sea, que veas la cremallera como debe estar, no del revés). Haz que coincidan muy bien las esquinas para no tener problemas después.

Ahora puedes hilvanar todo el borde o colocar alfileres o clips, como prefieras. Pero es importante que no se mueva nada porque vamos a cerrarlo con un biés.

Colocar el biés

No tengas miedo al biés, es un supervillano, pero es muy fácil de poner con este truquillo.

Abre el biés del todo y coloca el borde de éste junto al borde del estuche. Esto puedes hilvanarlo o coserlo directamente, como quieras.

Empieza cosiendo sobre la primera marca que tiene el pliegue del biés, la más cercana al borde. Para hacer las esquinas perfectas, sólo tienes que hacer un ángulo de 45º. Para ello, cuando llegues a la esquina, levanta la aguja y el prensatelas (siempre haciendo primero una puntada atrás para asegurar). Coloca el biés hacia arriba, siguiendo la línea recta del lateral del estuche, y luego bájalo de forma que, al bajar, el biés de la parte que ya has cosido se mantenga alineado.

Y ahí colocas la aguja, bajas el prensatelas, y sigues cosiendo en línea recta. Vaya la que te acabo de soltar, madre mía…

Quizás esta explicación te está liando un poco, pero para ello te he preparado un video de todo el proceso (incluido cómo colocar el biés perfecto).

https://www.youtube.com/watch?v=EQjF8BtNTDI

Para acabar de colocar el biés, sólo tienes que plegar hacia dentro el extremo del final y coserlo bien, con puntada atrás, para que no se abra.

Y esto es todo. Ya tienes acabado un estuche “resalao” que seguro que hace unos minutos no te creías capaz de hacer. Es muy fácil y diferente, seguro que tu gente estará encantada de que les hagas uno: para maquillaje, para guardar algunas cosillas en tu bolso o para el colegio.

Si te ha gustado este post, ¡tengo mucho más para compartir contigo!. Recuerda que puedes suscribirte al Happy Mail y tendrás más contenido exclusivo (que no saldrá en el blog) hecho para ti.

Nos vemos en el próximo, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *