La canilla en tu máquina de coser (la zona del canillero y la lanzadera en general) es la más problemática y a la que más miedo le tenemos.

Está oscura, sombría y alberga horrores…

Ok, no. No tanto drama. Pero sí que nos asusta un poquito toquetear en esa zona. Quizás por miedo a romper algo, a no encajar bien las piezas o a que nos salga un caminante blanco de detrás de la lanzadera. ¡Pero no más miedos! En el post de hoy, te enseño todo lo que debes saber sobre la canilla, cómo devanarla y problemas básicos que te puedes encontrar.

¿Me acompañas?

Como ya te expliqué en el post anterior, el funcionamiento de la máquina de coser es bastante simple: mediante dos hilos, se unen las telas entre sí haciendo un pequeño cruce en cada puntada.

Uno de los hilos es el hilo superior o la bobina; el otro, el hilo inferior que proviene de la canilla.

Ésta debe estar siempre cargada o llena con el mismo hilo que la bobina, o en su defecto, un hilo similar. Puede que quieras que la costura inferior tenga un color diferente que la superior (esto sólo influye a nivel estético), pero aunque uses hilos de diferente color, es importante que sean iguales en cuanto a material.

Nunca uses un hilo de poliéster en la bobina y un hilo elástico en la canilla (o de algodón, o de torzal…). Siempre en ambas el mismo tipo de hilo.

La canilla en video

Como siempre, he preparado un video para que entiendas mucho mejor todo lo que te cuento hoy aquí. Verás todo con más detalle, mis truquillos y alguna que otra risa que me da mientras grabo.

Échale un vistazo antes de seguir leyendo.

Cómo devanar la canilla

Ya te conté en el post anterior que devanar significa enrollar, con lo que devanar la canilla es enrollarla con hilo. Hasta aquí, fácil, ¿no?

Pues empezamos: Coloca la bobina de hilo que quieres usar en tu canilla sobre el portahilos y la canilla vacía sobre el eje devanador. A continuación, pasa el hilo por el tensor, que es ese pequeño tornillo que sirve de guía, hacia la canilla.

Ahora, dale 4 o 5 vueltas a mano, en dirección de las agujas del reloj, para facilitar el enrollado.

enrollar a mano

De normal, la fuerza del motor va hacia la placa de la aguja para que ésta suba y baje, pero para que sea el devanador el que recibe la fuerza motora, tienes que deslizarlo hacia la derecha.

Es así en la mayoría de las máquinas de coser, pero recuerda que debes leer las instrucciones de tu máquina para asegurarte de cómo se hace con la tuya.

Una vez el eje devanador está en la posición de cargar canilla, debes encender el interruptor de la máquina y presionar el pedal.

deslizar devanador

Freno devanador

Si cargas la canilla demasiado, estará tan llena que luego no podrá girar dentro del canillero. Esa es la función del freno devanador, avisarte de cuándo tu canilla está lista.

Si ves que el hilo cargado en la canilla roza con el freno, para el devanado.

Corta el hilo que proviene de la bobina, vuelve a colocar el eje devanador en su posición inicial (hacia la izquierda) y vamos a colocarla en el portacanillas.

cortar hilo

Insertar la canilla en el portacanillas

Tienes que hacer coincidir el perno (o saliente) del portacanillas con el agujero de tu canilla.

Pasa el hilo por la pequeña ranura lateral (tal y como has visto en el video) y bájalo haciendo un poco de presión, hasta que salga por por la abertura lateral. Este paso requiere que estires del hilo firmemente, no tengas miedo.

canillero

Insertar el portacanillas en la lanzadera

Sujeta el portacanillas con la canilla en su interior con cuidado, siempre de forma paralela a la lanzadera. Si lo llevas con algo de inclinación hacia abajo, la canilla se saldrá.

Si esto ocurre, no pasa nada. Vuelve a meterla. Nos pasa a todas muchas veces (si has visto el video, sabrás que a mi también).

Ahora observa tu portacanillas: es circular, excepto por un pequeño gancho en la parte superior. Ese gancho tiene que coincidir con una pequeña abertura en la parte superior de la lanzadera. Sólo hay una forma de introducirlo, porque si lo giras, no lo podrás meter (como los juegos de bebés con formas: no puedes meter el cuadrado en el triángulo).

meter canilla en lanzadera

Introduce el portacanillas en la lanzadera a través del perno de ésta, de forma que ese saliente entre en el agujero de la canilla. Haz coincidir el ganchito con el agujero superior de la lanzadera y haz un poco de presión. En cuanto escuches un “click” será que está bien metido.

Sacar el hilo de la canilla por la placa

Para poder empezar a coser, debes sacar el hilo de la canilla por la placa de aguja. Este proceso es muy fácil.

Enhebra la aguja tal y como indican las instrucciones de tu máquina. Seguramente, tengas los pasos marcados. Pasa el hilo de la bobina superior por la guía, bájalo por la palanca tirahilos y enhebra la aguja.

Ahora, sujeta el hilo proveniente de la aguja con tu mano izquierda mientras haces girar el volante hacia ti con tu mano derecha.

tirar del hilo superior

Verás que la aguja baja. Sigue dándole al volante hasta que la aguja vuelva a subir. Cuando lo haga, saldrá con el hilo inferior enlazado.

Tu máquina está lista para coser.

Problemas

La canilla puede darte algunos problemas, pero nada tan grave que no puedas solucionar tu misma:

  • Si el hilo se atasca o se enrolla: esto puede ocurrir por usar hilos de mala calidad. Asegúrate de usar los mejores hilos que te puedas permitir. Parece una tontería, pero la calidad del hilo es fundamental para una buena costura.
  • Tensión inadecuada: puede que necesites cambiar la tensión del canillero según la tela que vas a coser. Más adelante tendrás un post completo dedicado a este tema.
  • Canilla mal devanada: si tu canilla no se ha devanado de manera uniforme, te dará problemas. Si es tu caso, retira todo el hilo de la canilla y vuelve a devanarla otra vez.
  • Telas complicadas: a veces, las telas que son muy finas o muy gruesas pueden darnos problemas al coser. Si estás tratando de coser polipiel, jeans, gasa, seda… y tienes problemas con las puntadas, es posible que el fallo no sea la canilla, sino el tipo de aguja o el prensatelas que estás usando.
  • Si el hilo de la canilla te da problemas pero todo lo demás está OK, tan sólo desmonta el portacanillas, saca los hilos enrollados, limpia un poco la zona y vuelve a introducirla. A veces pasa como con el ordenador, que nos va mal y tan sólo con apagar y encender otra vez, ya está todo normal.
caja porta canillas

Espero haberte ayudado con este nuevo post de la serie Aprender a coser. Recuerda que cada semana tendrás una nueva lección para conocer más tu máquina, perderle el miedo y convertirte en una auténtica maestra.

Si te ha gustado, recuerda compartir el post con tus amigas a las que le pueda interesar, y si tienes dudas, contáctame en el email o en Instagram. Un besazo, y nos vemos en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.